Etiqueta: salud

Paneles de musgo para devorar la contaminación

musgo

El musgo, esa planta de aspecto esponjoso que recubre rocas y se abre paso en superficies húmedas como ladrillos, maderas y cemento no solo decora los belenes navideños: es el componente básico de la turba, que se usa como combustible agrícola; durante la II Guerra Mundial se utilizó para curar heridas, tanto por su capacidad de absorción como por sus características anti-bacterianas; en las zonas rurales del Reino Unido servía para extinguir fuegos por el alto contenido de agua que es capaz de retener, y en la Antigüedad se empleaba a modo de pañal.

Ahora sus propiedades lo han convertido en una eficaz arma para luchar contra el cambio climático. En concreto, para reducir la contaminación de las grandes ciudades. La empresa alemana Green City Solutions (una startup que aglutina ingenieros, arquitectos e informáticos) observó que el musgo absorbe el dióxido de nitrógeno (gas de efecto invernadero), así como partículas de metales pesados que emiten los automóviles, y decidió emplearlo como filtro natural del aire.

Para ello ideó unos paneles inteligentes de cuatro metros de alto por tres de ancho cubiertos de musgo que tienen una triple función: aspirar la polución del aire, recoger agua de lluvia que se utilizará para el riego dosificado y generar electricidad a través de las placas solares que llevan incorporadas. Además, las estructuras instaladas en las calles están construidas con materiales reciclables y permiten integrar bancos para sentarse. De esta manera su presencia no solo resulta visualmente bella, sino útil para los viandantes.

Un panel de musgo retiene la misma cantidad de CO2, y oxígeno de nitrógeno que 275 árboles

El musgo, al tener un área de superficie de hojas más grande que cualquier otra planta, retiene una mayor cantidad de elementos contaminantes como CO2, oxígeno de nitrógeno o polvo. De hecho, según aseguran los creadores de los paneles, su función de captación es equivalente al de 275 árboles. Por si fuera poco, la planta transforma las partículas contaminantes absorbidas en nutrientes, a través de una suerte de proceso alquímico ecológico.

En total, cada panel puede engullir 250 gramos de material particulado al día y capturar 240 toneladas métricas anuales de CO2. Se necesitan solo seis horas para instalarlos y 2.500 euros anuales mantenerlos. Hoy en día, estos jardines verticales de musgo acampan en 25 ciudades del mundo, entre las que se encuentran Oslo, Hong Kong o Glasgow y también la ciudad española de Vitoria.

Sin embargo, no toda ubicación es adecuada. La empresa Green City Solutions define las zonas óptimas en los que colocar los paneles a través de un sistema de información geográfica, con indicadores meteorológicos, sociales y urbanos. Una vez escogido el lugar, se elige la variedad de musgo (hay cientos de especies) que mejor encaja con la fisonomía y las necesidades de la ciudad.

Teniendo en cuenta que la polución del aire es uno de los grandes problemas de salud en las ciudades (que causa anualmente la muerte prematura de seis millones y medio de personas en todo el mundo, según datos de la OMS) y que los núcleos urbanos cada vez concentran una mayor densidad de población, la presencia de musgo en ellos puede resultar un dique de contención cuyos efectos –en el mejor de los casos– sean salvíficos.